La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Estudio Sociodemográfico: El CJBO en Ciudad Bolívar.

El Centro Juan Bosco Obrero[1], (CJBO), está ubicado en Ciudad Bolívar, la localidad # 19 de las 21 que componen a Bogotá D.C., y que se caracteriza por ser una zona con un sinnúmero de conflictos a nivel social, político y económico, producto de la numerosa población de escasos recursos que allí se concentra.

El Estudio realizado ha tenido tres momentos:

1) Realidad localizada, en la que se pretende dar razón de la situación que presenta el contexto histórico, físico, económico y social de Ciudad Bolívar.

2) Jóvenes y niños: En el que se explica, a partir de diferentes organismos, la situación de los jóvenes, quienes se hallan en mayor estado de vulnerabilidad y son la principal población atendida por el CJBO.

3). CJBO, en el que se contempla la importancia, pertinencia y desempeño de instituciones como esta, en el contexto ya mencionado, sobretodo en relación a la población juvenil, infantil y  madres cabeza de hogar.

Para ello, se ha recurrido a documentos desde la Secretaría de Planeación de Bogotá, de los últimos cuatro gobiernos, el portal demográfico Bogotá Cómo vamos, en su últimos dos informes y el informe ONU Habitat, cuya realización y conclusiones en el marco de Bogotá, determinaron que las mayores problemáticas de toda la ciudad se hallan, en buena medida, concentradas allí, y que por ende, hay mucho trabajo por hacer en dicha Localidad. Para el último capítulo, ha sido menester recurrir a la información disponible en la base de datos del CJBO. 

REALIDAD LOCALIZADA

Ciudad Bolívar. Descripción: La localidad Ciudad Bolívar es la número 19 de Bogotá, es la tercera localidad más extensa después de las localidades de Sumapaz y Usme, se ubica al sur de la ciudad y limita al norte, con la localidad de Bosa; al sur con la localidad de Usme; al oriente con la localidad de Tunjuelito y Usme y al occidente con el municipio de Soacha.

360 barrios integran esta localidad con 12.998 hectáreas de superficie (3.433 en zona urbana, 9.555 en rural).

“La dinámica cultural de la localidad se caracteriza por su diversidad, reflejo de su composición social y multicultural” (Bogotá Cómo vamos, 2017).

Aspecto Histórico

Según el informe de la Secretaría de Planeación del año 2009, Conociendo a Bogotá, en los años 50´s a 70’s, grandes haciendas ubicadas al sur de la ciudad, fueron adjudicadas al Distrito y se convirtieron, posteriormente, en los barrios populares hoy conocidos. “Se estima que para los años Setenta la población había ascendido a los 50.000 habitantes” (Conociendo la Localidad Ciudad Bolívar, 2009, pág. 08). Hasta entonces, los barrios existentes eran Meissen, San Francisco, Buenos Aires, Lucero bajo y La María. (Ver Ilustración 2)

 

Ilustración 1. Límites, zonas protegidas y urbanización por localidades

Para los años 80’s, se realizó una segunda etapa de construcción y urbanización.

“con asentamientos en la parte alta de las montañas dando origen a barrios como Naciones Unidas, Cordillera, Alpes, Juan José Rendón, Juan Pablo II y otros. De igual forma, nacen a través del programa “lotes con servicios”, con financiación del Banco Interamericano de Desarrollo, los barrios Sierra Morena, Arborizadora Alta y Baja, asentamientos que en menos de veinte años generaron polos de concentración de sectores marginados tanto en el país, como en la misma ciudad” (Conociendo la Localidad Ciudad Bolívar, 2009, pág. 18).

Ilustración 2. División Barrios de Ciudad Bolívar

 Aspecto Físico: La Localidad de Ciudad Bolívar, se caracteriza por tener un complejo sistema montañoso. Las urbanizaciones son pequeñas, de dos o tres niveles, construidas por lo general en ladrillo, cemento y tejas de Zinc o metal. Los barrios ubicados en Ciudad Bolívar, son lo más similar a lo que se entiende por Favela en las comunidades del Brasil[2], con la salvedad de que estas, las comunidades colombianas, si cuentan con una cobertura mínima de servicios de Agua, energía eléctrica, gas natural, y en algunas ocasiones, tv e Internet.

Aspecto económico: La gran mayoría de la población se halla en los estratos 1 y 2, con un pequeño porcentaje en el estrato 3. Los datos tomados para la explicación de este fenómeno, se hacen evidentes en el trabajo realizado por el CJBO. (Ver ilustración 3.)

Ilustración 3. Tomado del documento, tabulación de información. 2016. del CJBO.


Aspecto Social: La localidad de Ciudad Bolívar, ubicada al sur occidente de la ciudad, revela de manera ejemplar las principales problemáticas que afectan a las zonas marginales en las principales ciudades del continente latinoamericano. Referiremos superficialmente, por lo menos, dos fenómenos demográficos susceptibles de observación de los que se pretende dar en este informe. 1) Crecimiento Demográfico y 2) altos índices de dependencia.

1.     Crecimiento  Demográfico

(El Tiempo, The Economist, El Espectador, BBC News, etc.), y el portal ciudadano Bogotá, cómo vamos, consideran que, contrario a lo que se piensa, el crecimiento demográfico es cada vez más pequeño. Esto se debe a cierto fenómeno de sedimentación en la edad de los habitantes de la ciudad. En el siglo pasado, la migración de la ciudad al campo fue un fenómeno que hizo crecer las grandes ciudades de Colombia, que por ejemplo, de 1950 a 1970, Bogotá superara sus primeros dos millones de habitantes. El crecimiento se acentuó en la época de la violencia de los 80’s en medio de la disputa por los grandes carteles del narcotráfico en las ciudades y el crecimiento del paramilitarismo en las áreas rurales.

Sin embargo, con la firma de la paz, la ubicación laboral de la mayoría de la población, y, la apertura del rol de la mujer en el desempeño de la vida laboral, (actualmente las madres son quienes más llevan las riendas del hogar, y es común el fenómeno de verles como Cabezas de Familia. Ver Ilustración 4), se proyecta que cada vez la edad de la población media sea más alta, en buena parte porque es mayor la época en que las mujeres deciden tener hijos y hay una diferencia en el paradigma de lo que para la sociedad significa la familia, el hogar, la maternidad, etc.

Ilustración 4. De los 1000 hogares encuestados, 288 (más del 25%)               
está liderado exclusivamente por una madre. El dato es abrumador

Según diferentes fuentes[3], el crecimiento demográfico se ha reducido en comparación con años anteriores. El Banco Mundial, refiere que para el caso colombiano, dicho crecimiento, es hoy por hoy del 0.9%, inferior a las cifras de Ecuador y Venezuela (con 1.54% y 1.35%, respectivamente), aunque los tres países de la región, comparten el componente de ir reduciendo progresivamente las cifras de crecimiento demográfico. La percepción general, difiere de estas premisas, basadas en datos y cifras medianamente confiables.

 

2.     Altos índices de dependencia

Este fenómeno, el del crecimiento en la edad media de la población en general, y la disminución en los índices de crecimiento demográfico, no es exclusivo de Colombia, sino que se presenta con frecuencia a escala mundial. Ha sido denominado Transición demográfica. Ello quiere decir que cada vez la población crece a un ritmo menos acelerado, que nacen menos bebés y crece la esperanza de vida, con lo que queda que la media de población se ubica en una edad más alta. Para el caso de Bogotá, las poblaciones ubicadas cerca a los centros históricos, como la Candelaria y Santa Fe, Teusaquillo y Chapinero, por poner algunos ejemplos, son las que más presentan un aumento en su transición demográfica, siendo así, que la mayoría de la población es ya anciana.

El caso, es inverso en las zonas más jóvenes. Estas son: Ciudad Bolívar, Usme, y Bosa:

Localidades como Teusaquillo, Chapinero y La Candelaria muestran poblaciones de adultos mayores de 65 años de más de un diez por ciento. Y lo mismo sucede con los menores de 15. Así que se les reconoce como zonas envejecidas a nivel urbano, mientras que, por ejemplo, en las localidades jóvenes: Bosa, Ciudad Bolívar y Usme, más del 26 por ciento de su población son niños, y los viejos solo llegan al cinco por ciento. (Arciniegas, 2017)

El Centro de Educación Juan Bosco Obrero, se ubica precisamente en estas últimas áreas. Su importancia radica en dos aspectos. El primero, es una zona joven, aspecto ya observado aunque es quizás el menos evidente; y segundo, en que mayoría de sus habitantes pertenecen a los estratos socioeconómicos 1 y 2, por lo cual, la población juvenil es más vulnerable a padecer estigmas tales como el vandalismo, la delincuencia común, y el tráfico de armas causados por la falta de oportunidades y educación.

El perfil del centro de Don Bosco, apunta a la formación de la población más vulnerable desde el principio ético salesiano de Sistema Preventivo. Esta política interna propia de la comunidad, sostiene que para superar los problemas de orden social, hay que prevenirlos desde las edades en las que los estudiantes son más susceptibles a padecer dichas problemáticas.

Así, una de las ventajas y enfoques de la formación en el centro, es la formación técnica y laboral para el trabajo, lo que aumenta las posibilidades de ingresos y reduce el peligro de recurrir a acciones ilícitas como forma de vida.

Tal como lo indica el portal de EL TIEMPO, las oportunidades económicas y laborales son  el mayor reto para la población entre los 15 y los 29 años. En dicho artículo, titulado: “Sigue la deuda de las ciudades con las necesidades de los jóvenes”, se observa la dificultad para acceder a empleos y educación de calidad para los jóvenes en estas edades, posibilidades que se reducen aún más cuando se carecen de elementos idóneos en los hogares como estabilidad laboral y educación en el núcleo familiar. (Berrocal, 2017)

Aparte de ello, hay un tercer elemento por observar, que también afecta a los jóvenes: el tema de la seguridad.  Un estudio próximo a ser publicado, realizado por ONU-Habitat, revela que son los jóvenes quienes están más expuestos a sufrir a causa de la falta de oportunidades y seguridad

Entre el 30 y 50 % de las víctimas de homicidios en las ciudades son jóvenes (en Bogotá es 43 %) y en ellos también se concentran los suicidios (35 %) y el mayor número de muertos en accidentes de tránsito. Igual pasa con la violencia interpersonal: este año, de 12.185 casos registrados en Bogotá, alrededor de 6.500 afectaron a esta población. En la ciudad, 4 de cada 10 casos de lesiones personales afecta a personas de 18 a 28 años.

Ilustración 5. Tomado de:  1. La prosperidad de las Localidades. (Caicedo, 2017)

Según los datos arrojados por la encuesta llevada a cabo en el mes de Marzo, se hace evidente que por lo menos el 90% de la población atendida por el CJBO vive en Ciudad Bolívar y, de estos, el 95% está entre los estratos 1 y 2 (75% en estrato 1 Y 26% en estrato 2). Esta población es una de las más vulnerables de la ciudad, y pocas instituciones prestan el servicio de educación en el sector.

Según el Portal Bogotá cómo vamos, 2016 (el informe de 2017 no ha sido publicado aún), demuestra que esta padece los más altos niveles de criminalidad y es foco de problemáticas que afectan el bienestar y la calidad de la ciudad, padeciendo de primera mano las mayores dificultades 

Niños y jóvenes, no futuro, presente

Diferentes organismos internacionales (entre los que destaca la Unesco, la ONU, la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional), han referido con fuerza su preocupación por la situación de los jóvenes en el tercer mundo y la vulnerabilidad que padecen, debido a un sinfín de peligros evidentes en las cifras.

Desempleo y Falta de Oportunidades

El documento del informe ONU Hábitat, referido líneas arriba, cuya creación se dedica a pensar estrategias para mejorar la calidad de vida a futuro, refiere que la mayor dificultad para los jóvenes es el acceso al primer trabajo, sobre todo en los países en desarrollo, como Colombia. Y es que, si bien, lo “Los jóvenes son el 25% de la población mundial en edad de trabajar (…) representan el 43.7% de todos los desempleados” (ONU HABITAT, 2012). Ello quiere decir que a pesar de ser el 25 % de población susceptible de desempeño laboral, casi la mitad de desempleados en el mundo, son jóvenes entre los 15 y los 25 años.

La falta de oportunidades, es precisamente una de las causas que hace que los jóvenes tengan que recurrir a otras formas, no lícitas, de generar ingresos económicos para enfrentar la cultura del Consumo. El caso colombiano representa un cuadro con un agravante del que carece el resto de la población: el elemento de una historia de conflictos y violencia, por lo cual es común que el ciclo de falta de oportunidades, genere exclusión social y desesperanza, degenere en cuadros de violencia, se alimente el flagelo de la guerra, se aumenten las brechas de diferencias sociales, disminuyan los cuadros de educación, aumenten los índices de jóvenes embarazadas y natalicios en lugares marginales, no halla acceso a una buena economía, los niños no tengan buena educación con proyección al campo laboral y surjan de nuevo faltas de oportunidades, con lo que todo el ciclo se repite.

La dificultad de abordar el tema de la juventud, se hace difícil en cuanto se perciben diferentes aristas que carecen de una solución, por lo menos de forma inmediata. El CJBO, trata de hacer posible el acceso a la educación con miras a la proyección laboral, con el fin de que dichos jóvenes tengan la oportunidad de soñar con un futuro y cambiar la realidad personal y social en la que viven. Los esfuerzos encaminados a superar las dificultades y mejorar el futuro, se hacen en muchas ocasiones de forma gratuita, ya que ni la educación pública ni la privada le ofrecen a los jóvenes soluciones reales o posibilidades de ubicación laboral.

La conclusión que se desprende de estas observaciones, parece conseguir observar que, en parte, estas dificultades pueden superarse si se accede a oportunidades, lo que hace necesario en principio, un beneficio educativo otorgado por la CJBO.

Entre estos beneficios, cabe mencionar el denominado SIET, creado por el CJBO. Los datos son referidos a continuación, junto a sus conclusiones principales.  (Ilustración 6)

 

Ilustración 6. Más de 900 personas se inscribieron para el primer curso SIET. Ello revela las posibilidades que demanda la atención en materia de educación que padece la población

 

En la comparación de los datos referidos en la carpeta SIET, se observa que el convenio, en cuanto comenzó tuvo un gran impacto en la comunidad, dado que casi 1000 jóvenes buscaron vincularse.

Los números nos permiten observar tres aspectos:

  1. El primer proyecto contó con una numerosa población que se inscribió al curso. Sin embargo, es precisamente el año 2010 el que contó con el porcentaje de deserción más alto de la historia del curso. (más del 72 %)
  2. Es evidente la diferencia entre mujeres y hombres respecto al porcentaje de población que consigue alcanzar la acreditación. Si bien es superior el número de hombres frente a las mujeres en cuanto al acceso a la educación que brinda el centro, son las mujeres las que consiguen ser más perseverantes y alcanzar niveles más altos de desarrollo educativo. Las mujeres se acreditan en un 75%, mientras entre los hombres solo el 55% lo consigue. Las mujeres estudian más, pero en promedio tienen menos oportunidades y, cómo se observó anteriormente, muchas veces más gastos, en tanto más personas son dependientes de su trabajo que en el caso de los hombres.
  3. Cerca del 60 % de la población total termina sus estudios. Ello nos revela que por lo menos el 40 % no concluye su educación. El CJBO se destaca por brindar cursos de corta duración y alta calidad. Es difícil para los estudiantes poder acceder a educación Universitaria debido a este tipo de problemáticas.

CJBO:

Estos aspectos nos permiten acercarnos a diferentes realidades. Si los jóvenes que aquí se educan no cuentan con el apoyo y acceso a la educación profesional Universitaria, pocas opciones tienen de mejorar su calidad de vida. La forma más efectiva de que puedan mejorar sus ingresos y tener acceso al área laboral, una de las mayores deudas de la sociedad para con los jóvenes según el informe 1, es el acceso a la educación para el trabajo que instituciones como la CJBO les brindan, y en este caso particular, de forma gratuita.

Esta conclusión se da al observar las carreras, pero el arte y el trabajo con vehículos son las áreas a las que más acceden los estudiantes. Estos sectores son los que menos, de parte del gobierno, reciben incentivos económicos.

La deserción en un tema preocupante. Sin embargo, el CJBO no solo ofrece educación exclusivamente para el trabajo, pues también hay un alto contenido ético y humanitario que se brinda con según los parámetros de la ética Salesiana. Por ende, es posible afirmar que el CJBO no solo hace trabajadores, sino que forma en valores y ética.

La necesidad de educarse para el trabajo, labor que ejecuta el CJBO, responde a las necesidades marcadas por organismos internacionales como la OCDE, a la que Colombia aspira aliarse en los próximos años.

Es de esperar, además, que los niveles de inseguridad, desestabilización económica y deserción escolar sean bastante altos. En los datos arrojados por la secretaría de planeación, sobre la experiencia de la localidad, es evidente que muchos jóvenes se convierten en padres a temprana edad. No puede asumirse este elemento como una simple manifestación que ha de pasar desapercibida, sino que revela la necesidad de ofrecer perspectivas y alternativas de trabajo que permitan a los jóvenes acceder a empleos cuya remuneración económica sea lo suficiente como para responder con las responsabilidades que le exige un hogar conformado por hijos, muchas veces apenas ayudados por sus padres, abuelos de los neonatos, y en varias ocasiones, como lo muestra la Ilustración 4, con la madre o el padre solamente.

Bibliografía

Arciniegas, P. (15 de 07 de 2017). En el 2020, Bogotá tendrá 300.000 habitantes más. El Tiempo, págs. http://www.eltiempo.com/bogota/poblacion-por-edades-de-bogota-2017-109238.

Berrocal, O. (13 de 08 de 2017). Sigue la deuda de las ciudades con las necesidades de los jóvenes. EL TIEMPO, págs. http://www.eltiempo.com/bogota/deudas-de-las-ciudades-en-politicas-para-los-jovenes-119198.

Bogotá cómo vamos. (2016). Informe de Calidad de vida. Bogotá D.C.: Bogotá cómo vamos.

Caicedo, F. (19 de Septiembre de 2017). La deuda de la Prosperidad en las localidades. EL Tiempo, págs. http://www.eltiempo.com/bogota/informe-de-onu-habitat-sobre-las-localidades-de-bogota-132148.

Hospital Vista Hermosa & Bogotá Mejor para todos. (2014). Diagnóstico local con participación en Ciudad Bolívar. Bogotá D.C: Bogotá Mejor para todos.

ONU HABITAT. (2012). JUVENTUD. Recuperado el 29 de 09 de 2017, de ONU HABITAT: https://es.unhabitat.org/temas-urbanos/juventud/

Secretaría de Planeación de Bogotá. (2009). Conociendo la Localidad Ciudad Bolívar. Bogotá D.C: Planeación de Bogotá.

Secretaría de Planeación de Bogotá. (2014). Proyección de población para localidades de Bogotá 2016 -2020. Bogotá D.C.: Bogotá Humana.

Secretaria de Planeación, Bogotá Positiva. (2010). Bogotá, Ciudad de estadísticas. Bogotá D.C.: Secretaría de planeación. Gobierno de la Ciudad.



[1] Centro Juan Bosco Obrero: CJBO, de aquí en adelante en este documento.

[2] Favela es el nombre dado en Brasil a los asentamientos precarios o informales que crecen en torno o dentro mismo de las ciudades grandes del país. Este término portugués muy usado en Brasil es sinónimo de chabola o comuna, en castellano

[3]

Centro de Capacitación Juan Bosco Obrero.

Eddy Santiago Parada Suárez.

Universitaria Agustiniana.

Estudio Sociodemográfico.